Entre los principios que articula nuestra Ley de Educación se expone:

La orientación educativa y profesional de los estudiantes, como medio necesario para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral en conocimientos, destrezas y valores“.

La elección de vías de estudio y de asignaturas optativas es una de las medidas ordinarias de atención a la diversidad que recoge nuestro sistema educativo y para la que más se ha preparado su estructura. La elección  de optativas sería realmente una medida de atención a la diversidad si se cumpliesen una serie de factores:

  • Una orientación académica, profesional y vocacional de calidad.
  • Una oferta de asignaturas optativas que realmente diese respuesta a los intereses de todo el alumnado.
  • La puesta en valor de aptitudes en el alumnado no relacionadas sólo con su competencia lingüística y/o matemática.
  • La adaptación de los métodos de enseñanza y/o de evaluación para atender a la diversidad.
  • El entrenamiento en toma de decisiones.

Si estas condiciones se cumpliesen, alumnos y alumnas tendrían opciones para ir acercándose y probando aquellos campos en los que tienen más interés, descartando otros… podría ser una gran oportunidad para el entrenamiento de toma de decisiones adultas.

¿En qué consiste la toma de decisiones?

Aprender a tomar decisiones es un proceso complejo que se nutre de muchos ingredientes.

Para tomar una decisión necesitas, además de conocerte a ti mismo/a, tener información de tu entorno, oportunidades para descubrir tus comptencias, saber gestionar tus propias emociones y aprender a regular las emociones que los demás expresan. Si tomas una decisión sólo por el placer inmediato o la evitación de un malestar inmediato, sin tener en consideración metas a más largo plazo, perderás motivación, porque realmente no sientes que te estés dirigiendo hacia ningún lugar.

Este proceso, que ocurre como interacción entre tus propias necesidades y fortalezas necesita además de una rica información de las oportunidades que se te ofrecen y de las debilidades del entorno al que perteneces.

¿Qué ha pasado en los tres últimos años?

La modificación de la anterior legislación educativa por la LOMCE ha provocado que 3 generaciones de alumnos/as, hasta el momento, no hayan podido tomar decisiones. Y que orientadores y orientadoras no hayamos podido ofrecer la orientación de calidad que figura como uno de los principios en nuestro sistema educativo. Os presento el cronograma de los cambios legislativos hechos por la LOMCE, el momento en el que se produjeron (en Galicia), de forma comparativa con el momento en el que alumnos y alumnas han tenido que tomar sus decisiones: Utilizando un símil del deporte rey en nuestro país, esto ha sido como si al final de la liga de fútbol, se cambiasen las reglas del juego, pero no sólo para los partidos sucesivos, sino también para los anteriores, moviendo toda la tabla de clasificación.

Ahora, con el toro aún embistiendo a estas tres generaciones (por el momento) de alumnos y alumnas, es el momento de analizar qué es lo que ha supuesto la implementación de una Ley que ha cambiado la estructura de todo nuestro sistema y que ha entrado como un elefante en una cacharrería poco deseosa de la presencia de ese elefante.

Tras un total de 15 años en el sistema educativo, tras cumplir con todos los requisitos para llegar a 2º de Bachillerato, alumnos y alumnas han tenido que escoger sin información y no por la falta de profesionalidad de tutores, tutoras, orientadores, orientadoras y profesorado en general. Es que no se sabía. Las reglas variaban con cada legislación que se publicaba, los cursos comenzaron sin disponer de los currículos de las asignaturas, tenían que escoger asignaturas sin saber cuánto les iban a ponderar… El curso pasado, en 2º de Bachillerato, lo que antes se llamaba Selectividad se acabó de legislar en Diciembre, con cambios notables, con ya un trimestre vencido y las tablas de ponderaciones para entrar en la Universidad se publicaron en marzo con grandes variaciones.

De repente, alumnos y alumnas pudieron ver cómo se caían las asignaturas que antes ponderaban para entrar en una carrera universitaria… esto no fue tomar decisiones, esto fue (y sigue siendo hasta que lleguen las conclusiones del pacto educativo) jugar a la lotería.

Como las imágenes valen más que mil palabras, he creado un pdf desde el que podéis ver los efectos de estos cambios… Todas las casillas que están tachadas han desaparecido de las nuevas tablas de ponderaciones, cuando los alumnos y alumnas que este año están matriculados en 2º de Bachillerato contaban, en Galicia, con la información de la tabla original.

Para que entendáis la importancia de esto, os cuento cuál es el sistema de acceso a una Universidad, cómo se calcula la nota de acceso: Tenemos una parte de la nota que es fija, que ya se podía contar con ella desde la implementación de la LOMCE. Con esta parte puedes llegar hasta el 10.

La que entra en juego para el acceso es la variable (que te permite sumar hasta 4 puntos netos a la nota del bachillerato).

Cuando los alumnos y alumnas se matricularon en 1º de Bachillerato tenían las tablas de ponderación de la anterior Ley de Educación, la LOE. Cuando se cambiaron las tablas, no se abrieron opciones para cambios en la modalidad de Bachillerato ni tampoco la posibilidad de preparar otras materias.

Es como si te ponen a jugar un partido, sin más norma que las longitudes del campo y no sabes qué es lo que te va a puntuar a la hora de decidirse la clasificación.

Estas son las mofificaciones que se han hecho, todos los recuadros tachados han sido asignaturas que dejaron de ponderar para acceder a esas carreras universitarias:

En el siguiente enlace podéis descargar estas tablas:

 Pdf comparativo de los coeficientes de ponderación en Galicia.

¿Por qué hemos permitido que esto ocurriese?

La LOMCE ha sido una ley que desde su primer borrador ha tenido unas consecuencias devastadoras en el sistema educativo. Los cambios que ha provocado han sido muchos y de un gran calado y se ha implementado sin tener en cuenta las necesidades del sistema al que buscaba regular, sin escuchar a quien día a día trabaja y, teóricamente, buscando una calidad que no se halla en su articulado. Sindicatos, profesorado, familias, estudiantes se han unido para afrontar la implementación de las grandes medidas: la merma en la atención a la diversidad, la gestión de las lenguas a nivel autonómico, la regulación y efectos de las evaluaciones externas, la educación discriminada por sexo, los cambios a nivel de organización del centro, el peso de las opiniones del Consejo Escolar, el ranking de centros para acceder a recursos… han sido tantos y de tanto calado los frentes abiertos que la lucha no ha alcanzado todos los frentes.

Ahora, con la paralización de la Ley se ha parado la batalla y, como se hizo modificando la anterior para que no pudiese ser derogada, , nos encontramos con una duplicidad que dificulta, sobre todo, la labor orientadora… tenemos que esperar a la resolución del pacto educativo, del que no se sabe nada más que lo que se puede inferir por los movimientos que se están empezando a plantear. La situación es de una gran desinformación, ya que en cualquier momento todo puede volver a cambiar.

¿Qué opinión se recoge en la calle?

Durante el curso pasado profesorado, orientadores/as… parecieron ineptos. Las opiniones en la calle iban en este sentido, no había interés en orientar, los alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato no tenían información… esto se achacó a la profesionalidad de los docentes, haciendo más mella y nutriendo la idea de que el sistema educativo va tan mal porque el profesorado no se implica.

Lo que gran parte de las familias desconocen es lo siguiente: La ley se publica a nivel estatal, y con ella lo que se hace es reestructurar las anteriores enseñanzas y regular las modificaciones que se buscan implementar para los cambios de etapa, las titulaciones, la atención a la diversidad, la organización del centro… Son cambios estructurales. Esta Ley, por sí sola, no puede implementarse. Necesita de un desarrollo curricular (los objetivos, los contenidos, la metodología y la evaluación de cada una de las materias), y este desarrollo curricular se hace a 3 niveles: A nivel estatal (currículo básico), a nivel autonómico (mediante decreto autonómico) y a nivel centro (mediante programación del aula). Y estos niveles necesitan de los anteriores, no se puede hacer una programación de aula sin que se publique el decreto que regula el currículo en esa comunidad autónoma.

Todo esto es necesario si se quiere adaptar el sistema educativo a la idiosincrasia de cada territorio, de cada pueblo, de cada centro, de cada aula.

Además de necesitar desarrollarse a nivel curricular, ha de regular también las novedades que quiere implementar. En este caso, con la LOMCE, se quedaron sin regular las evaluaciones, tanto de Primaria como de Secundaria y Bachillerato y la forma de evaluar, que ahora establecía un protocolo de evaluación por competencias. La Ley comenzó a implementarse sin acabar de legislarse.

Se quedó tan sin regular que en el último momento decidieron derogar artículos de la Ley que tocaba a estas evaluaciones finales y cambiarlos por otros (en enero de este año, le llamaron Ley de medidas urgentes…). Hasta enero, el profesorado de 2º de Bachillerato (que llevaban dando clase de septiembre) no supieron absolutamente nada de cómo se iba a plantear el examen de fin de etapa (la antigua selectividad) y hasta marzo no se supo qué asignaturas ponderaban para calcular la nota de acceso a la Universidad (y se presentaban en junio).

Esta ha sido la realidad el curso pasado, con dos generaciones de alumnos y alumnas que no han podido tomar decisiones aunque tuviesen claras sus metas, y no por la baja profesionalidad de su profesorado, sino porque la información no existía. Y una tercera generación de alumnnos/as que se tuvieron que matricular en esta etapa educativa este curso, con algo más de información, pero con la inseguridad de que quizás todo cambie mientras cursan sus estudios.

Orientar es difícil en este contexto.

Hasta la semana que viene!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies