Seguimos atrote.

Esta entrada nos sirve para explicar el que es nuestro gran compromiso, nuestro hilo conductor, ese que nos permitirá tener un crecimiento coherente, seguro y el que ya es nuestra gran diferenciación con respecto a otros materiales que se usan para el mismo fin en los centros educativos. Es muy ilusionante disponer de esta idea global y punto de partida.

A trote surgió hace menos de un año, como ya os conté, de una forma puramente personal. Yo, Irene, contaba con una serie de materiales que tenía pensado presentar dentro de mi programación para las oposiciones que salieran en cualquier lugar del país. El número de plazas que salieron en orientación fue cero, con lo que la situación se complicó. Tenía la opción de dejar a un lado totalmente esta vía o intentar buscar una salida profesional con el trabajo que ya había desarrollado. Alicia, mi profesora en las oposiciones, me animó (como ya os conté en el primer post) a montar una web y sacar mis materiales. Mi hermano, Ángel y Ana me ofrecieron crear ilustraciones para este material… De febrero a mayo, con horario de trabajo de unas 17 horas diarias, ya disponía de todo el material preparado para comercializar, con todo un sistema de apoyo y acompañamiento de acceso totalmente libre en la web.

Sin planearlo, la primera de las grandes piedras angulares de atrote ya había sido decidida, abrirlo a cuanta persona esté interesada, sin muros ni condiciones. Es tanto el trabajo que nos queda por hacer en materia de convivencia y son tantas las nuevas “problemáticas” a las que estamos expuestos/as que los accesos a lo que son microsoluciones deben siempre permanecer abiertos.

Desde entonces poco tiempo he tenido para contaros cómo ha evolucionado esta empresa. El trabajo sigue siendo muy demandante de tiempo. Este verano lo he dedicado, además de a traducir toda la web al gallego, a crear junto con Sonia, técnica de empleo en el Concello de Bueu, el Plan de empresa de A trote. Es un proceso muy ilusionante si se hace bien, si se responde a las preguntas con sinceridad, aunque el nombre es “Plan de empresa”… en el caso de A trote es un documento totalmente íntimo con el que se establecen, además de las dificultades con las que tenemos que contar y las formas de superarlas, nuestros sueños, nuestras metas… que este año han comenzado a tomar forma, a nacer…

Tenemos ya a nuestros dos protagonistas, Martina y Felipiño y diseñada la forma en la que van creciendo desde el nacimiento hasta la adolescencia… Ambos son el hilo conductor de A trote, lo que nos dotará de esa coherencia, y quienes acompañarán, dando seguridad, a alumnos y alumnas que pasan por las diferentes etapas en nuestro sistema educativo. Cada uno de los cuadernos, además de ir adaptando su diseño interior a las diferentes competencias de cada uno de los cursos, dando pequeños pasos hacia una independencia segura y responsable, va a ir presentando a nuestros dos protagonistas, modelos de comportamiento asertivo, feministas, que contarán sus historias y formas de resolverlas… que se convertirán (esperamos) en un apoyo para el crecimiento seguro de alumnos y alumnas, que educarán a las familias para ir cediendo responsabilidades a sus hijos e hijas y que contará con toda una serie de recursos en paralelo para que educadores y educadoras dispongan de materiales para intensificar el trabajo en aquellos temas que sean demandados por su alumnado.

La no permanencia del formato es lo que en mayor medida nos ilusiona, el hecho de ser una agenda con la que alumnos y alumnas van creciendo y que curso a curso se tiene que rediseñar es lo que más viva y adaptable hace esta idea a las diferentes edades y a los cambios que ocurran a nivel sociocultural.

Martina y Felipiño son nuestro gran hilo conductor, son el autoconcepto de A trote, el instrumento para que alumnos y alumnas se identifiquen y sueñen, aprendan, planeen, sigan, evalúen su trabajo, adquieran competencias sociales y emocionales y desarrollen un pensamiento crítico, propio, seguro… Con este post os presento a la intrépida y atrevida Martina y al reflexivo y soñador Felipiño, grandes amigos que irán creciendo y afrontando los desafíos propios de cada edad. Ilusionante, ¿verdad?.

Os cuento en próximos posts qué cuadernos tenemos ya para el próximo curso y cuáles son, a grosso modo, sus contenidos… la forma en la que vamos a operativizar toda esta teoría en la práctica.

Hasta el domingo que viene!!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies