La integración y la inclusión son formas de respuesta a la diversidad que tenemos en las aulas.

Son dos los errores que normalmente cometemos cuando pensamos en la diversidad:

  • Error 1: Pensamos en alumnos, alumnas con necesidades educativas especiales o con dificultades para el aprendizaje por cualquier razón (físicas, psicológicas, familiares o socioculturales).
  • Error 2: Confundimos inclusión con integración.

Sin embargo, la atención a la diversidad en nuestro sistema educativo se define de la siguiente forma:

“Se entiende por atención a la diversidad el conjunto de medidas y acciones que tienen como finalidad adecuar la respuesta educativa a las diferentes características y necesidades, ritmos y estilos de aprendizaje, motivaciones, intereses y situaciones sociales y culturales de todo el alumnado“.

Y, a partir de esta conceptualización, se articulan una serie de respuestas (medidas), clasificadas en ordinarias y extraordinarias,  estableciendo la forma de ir aplicándolas: de menos a más. Sólo podrán ser aplicadas medidas extraordinarias de atención a la diversidad cuando las ordinarias no han podido dar respuesta a las necesidades de un alumno/a.

La motivación principal que ha de tener la atención a la diversidad es la de dar forma a un sistema inclusivo y no segregador, adaptando el contexto educativo a la diversidad que existe en el aula y en la sociedad en general.

En este post comenzaremos el tema de atención a la diversidad haciendo evidentes las diferencias entre integración e inclusión, será en siguientes en los que veamos la importancia de ajustar nuestras respuestas a cada diversidad que existe en el aula. La dificultad se produce sólo como resultado de la interacción entre una diversidad y el contexto. Si las medidas que se escogen son las adecuadas y durante el proceso de análisis no sólo ponemos el foco en las dificultades, sino también en las potencialidades que todos y todas tenemos, facilitaremos la inclusión.

Las diferencias entre integración e inclusión

Inclusión

Entiende la diversidad como el producto de la interacción entre la persona y su ambiente.

La atención se pone en las capacidades que toda persona tiene.

Las medidas son para todo el alumnado.

Ofrece a cada persona lo que necesita (equidad).

Tiene su base en principios de cooperación, de solidaridad.

Las medidas se dirigen al aula en su conjunto.

Acepta a cada persona tal y como es.

Respeta todas y cada una de las diversidades que existen en el aula.

Busca que el grupo respete y valore todo tipo de diversidad.

La diversidad se ve como un valor que facilita el aprendizaje entre iguales.

Integración

Entiende la diversidad como un problema que tiene una persona y que se debe corregir.

La atención se pone en las dificultades.

Las medidas son para el alumnado con dificultades para el aprendizaje..

Ofrece lo mismo a todas las personas (igualdad).

Su principio es el de competitividad.

Las medidas se aplican de forma individual, a cada alumno/a.

Intenta “normalizar”.

Trata de corregir, de cambiar.

Busca que sea el alumno/a quien se adapte al grupo..

La diversidad se entiende como una serie de factores que dificultan una educación de calidad.

La inclusión es el factor de protección más importante a nivel social para evitar la aparición de cualquier comportamiento que entrañe riesgos para uno mismo o para los demás (incluyendo el acoso entre iguales). En la medida en la que seamos capaces de crear un ambiente inclusivo para toda diversidad, estaremos excluyendo comportamientos contrarios a la convivencia en el centro. Si nos preocupamos más por etiquetar y por segregar en función de la diversidad de cada persona, estaremos favoreciendo un clima promotor de comportamientos poco adecuados para la convivencia.

Entender que nuestras decisiones cotidianas, diarias, incluyen o integran es la forma que tenemos de responder a la diversidad y crear nuestro clima de convivencia, dentro y fuera de las aulas.

Para terminar este post introductorio de la atención a la diversidad, decir sólo que incluir no supone obviar las dificultades, todo lo contrario, supone enseñar desde las potencialidades que todos tenemos a superar las tareas que conllevan mayor esfuerzo. El aprendizaje no sólo sucede por repetición y memorización, existen otras formas de aprender y de enseñar y no todos, no todas, tenemos que seguir exactamente el mismo camino al mismo tiempo.

Hasta la semana que viene!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies