Programa para trabajar la Igualdad atrote

Unidad de tutoría 6

Igualdad

Preparación del taller

Los estereotipos de género están tan presentes a nivel cultural que todos tenemos que esforzarnos por erradicarlos de nuestro día a día.

Conocimientos técnicos:

  • Diferenciar los diferentes conceptos asociados a la ideología de género.
  • Los estereotipos de género en prensa, en radio, en televisión, en los juguetes, juegos y películas infantiles, en el lenguaje, en los libros de texto, en los deportes… en la vida.
  • Distinguir los conceptos de machismo y de violencia de género. La violencia tiene su causa en el machismo, que es un concepto mucho más amplio y arraigado que, en muchas ocasiones, no causa rechazo social alguno. Reflexionar acerca del grado de adaptación de nuestra sociedad a convivir con el machismo.
  • La igualdad de género, concepto que defiende que hombres y mujeres tenemos exactamente el mismo derecho a que se respeten nuestras diferencias.

Competencia a nivel personal (emocional) y social:

Nuestro comportamiento en temas de igualdad es lo que en mayor medida promueve el pensamiento crítico por parte del alumnado, que puede observar que machismo y feminismo no son conceptos que pertenecen a hombres o a mujeres, respectivamente. Tener modelos masculinos sensibles, atentos, cuidadores, que exteriorizan y no tienen problema alguno en aceptar sus emociones en el desempeño de su autoridad en el aula y modelos femeninos fuertes, valientes, autosuficientes, capaces de mostrar sensibilidad, atención y cuidados es lo que en mayor medida puede remover conciencias en nuestro alumnado y entender que las diferencias, lejos de suponer una cuestión de género, son una cuestión personal. Todos tenemos el mismo derecho a que estas diferencias, sea cual sea su origen, sean respetadas. Este mensaje tiene que estar presente, de forma directa o indirecta, en nuestro quehacer diario.

 

 

Introducción

Lejos de ir consiguiendo cifras cada vez más igualitarias, el Instituto Nacional de Estadística nos ha dejado asombrados: con respecto al año anterior, al 2015, en nuestro país ha habido un incremento del 15,4% en las denuncias de adolescentes por algún tipo de maltrato en el ámbito de la pareja. El machismo se halla tras estas cifras y la escuela es un lugar muy apropiado para trabajar en tema de prevención, tanto a nivel primario (poniendo en tela de juicio los diferentes estereotipos que existen en nuestra sociedad referentes al género), como a nivel secundario (trabajando en la prevención de comportamientos de riesgo), como terciario (denunciando cualquier tipo de violencia hacia una persona por una mera cuestión de género).

La base de esta violencia se halla en los estereotipos, que son transmitidos por medio de la educación. Es desde el ámbito educativo donde debemos hacer un gran esfuerzo por erradicarlos y por prevenir su aparición, desde un punto de vista inclusivo, el machismo, los estereotipos de género, no sólo hacen daño a las mujeres (aunque en mayor medida, sus consecuencias sean sufridas por ellas), también son dañinos para el hombre, ya que les impide mostrar sus sentimientos y carga sobre ellos toda la responsabilidad económica, que el feminismo defiende, debe ser compartida.

En esta unidad de tutoría vamos a hacer un trabajo necesario para reflexionar sobre los estereotipos y todos aquellos comportamientos, expectativas, roles… que están asociados culturalmente al género. Los analizaremos, desde una perspectiva crítica y los compararemos con la realidad. El tema de la violencia de género más explícito y las relaciones tóxicas, lo dejamos para su tratamiento en la unidad de Prevención de conductas de riesgo.

 

Objetivos

 

Conseguir que el alumnado vea el machismo una parte de la cultura que daña a ambos sexos.

Clarificar el término de igualdad y sus conceptos asociados en el campo de la ideología de género.

Reconocer y favorecer la ruptura con los etereotipos y roles sociales tradicionalmente asignados, analizando los medios de comunicación.

Desarrollar el pensamiento crítico frente a los modelos masculinos y femeninos que imperan a nivel cultural.

Reflexionar sobre la riqueza de las diferencias y la necesidad de vivir en un mundo igualitario.

Identificar y rechazar mensajes sexistas o discriminatorios y promover el uso de un lenguaje no sexista.

Desarrollar habilidades para la solución o gestión de los conflictos por razón de género.

Contenidos

Sesión 1: Trabajaremos diferentes conceptos. La igualdad como factor potenciador de la diversidad, no consiste en defender que todos seamos iguales, sino en exigir que a todos/as se nos respeten de igual forma nuestras diferencias.

Sesión 2: Trabajaremos en esta sesión las diferencias entre hombres y mujeres por cuestión de sexo (biológicas) y de género (culturales), estableciendo una serie de pistas para diferenciarlas.

Sesión 3: Trabajaremos los roles de género, relacionando los trabajos tradicionalmente asociados a hombres y mujeres con los juguetes y personajes de dibujos animados, videojuegos…

Sesión 4: En esta sesión analizaremos los estereotipos por razón de género y los roles en la vida adolescente y adulta, haremos una revisión crítica de la prensa, de la televisión, de canciones…

Sesión 5: Terminaremos esta unidad tratando el tema del lenguaje sexista y reflexionaremos acerca de si las mujeres pueden ser machistas y los hombres, feministas.

.

Metodología

La metodología, como en los demás talleres de tutoría que proponemos, es de índole participativa. Los alumnos/as serán los principales protagonistas de su aprendizaje. Utilizaremos dinámicas por equipos, de gran grupo, por parejas, de lápiz y papel…

Cabe destacar la importancia de distinguir el concepto de “dinámica” del de “juego”. En una dinámica siempre se produce una reflexión final, guiada por el tutor/a, mediante una serie de preguntas. De este modo es como la experiencia se convierte en aprendizaje. Si no se realiza una buena reflexión tras la dinámica, su potencialidad se verá mermada, simplemente provocará un ambiente distendido.

Temporalización

Esta unidad se desarrolla durante 5 sesiones de 50 min. de duración y con frecuencia semanal.

Indicadores para la evaluación del taller

Para evaluar el proceso, en la plantilla para el diseño de sesiones disponéis de un apartado, que podéis completar con anotaciones sobre el transcurso de cada una de las sesiones e informaciones que os haga llegar el resto del profesorado.

Para la evaluación de los resultados, disponéis en la última de las sesiones el Cuestionario de evaluación que cubrirán los alumnos/as. Podéis solicitar información al profesorado acerca de si observan algún tipo de cambio en las relaciones entre chicos y chicas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies