Programa de competencia social atrote

Unidad de tutoría 3

Competencia Social

Conocimientos técnicos:

  • Estilos de comportamiento (pasivo, agresivo y asertivo).
  • Los errores y los fallos en la comunicación. Los rumores.
  • Cómo promover el estilo comunicativo asertivo. Herramientas de escucha activa.

Competencia a nivel personal (emocional) y social:

A nivel personal, debemos poner en práctica las herramientas para la escucha activa y un estilo de comportamiento asertivo con los alumnos, para de este modo promover un aprendizaje adecuado por modelado.

 

 

Introducción

Relacionarse con los demás es un arte que requiere de mucha práctica. Nuestra especie se diferencia de las demás precisamente en este aspecto, nosotros somos seres sociales. La sociedad, sus normas, sus códigos de relación, su cultura… forman parte inseparable de nuestra propia personalidad.
La mayoría de nuestros estereotipos, por no decir todos, provienen de la cultura en la que estamos inmersos, tanto a nivel familiar, como escolar, de nuestra comunidad, religión… Establecer códigos y enseñar formas de ser competentes a nivel social es una tarea pendiente de nuestro sistema educativo. Si entendemos la escuela como una microsociedad, podemos llegar a comprender por qué es tan necesario promover un clima de respeto y de valor por las diferencias para llegar a ser competentes a nivel social.

Los estereotipos (por cualquier razón), son formas de simplificar la inmensa realidad que nos rodea, clasificando a las personas. Fueron útiles en según qué momentos de nuestra historia, en los que las guerras o las conquistas marcaban el día a día de las sociedades. Hoy, sin embargo, son una de las mayores fuentes de conflicto, tanto en los centros educativos, como en la sociedad en general. Resulta muy enriquecedor para el alumnado ofrecerles oportunidades para entender a los demás y para darse cuenta de que las diferencias no suponen ningún tipo de amenaza si se muestra respeto hacia las opiniones de los demás y, sobre todo, para darse cuenta de que las semejanzas son muchas más y más personales y profundas que las diferencias, de índole más superficial.
Esta unidad de tutoría se asienta sobre las unidades anteriores de tutoría. Ya tenemos nuestras normas en el aula, un representante competente a nivel social, aprendimos cómo gestionar nuestras emociones y comenzamos a ver que poniéndonos en el lugar de la otra persona, podemos llegar a entender mejor sus palabras y acciones. Es el momento de aprender a actuar en momentos de relación social.

Esta unidad de tutoría puede ser clave para la convivencia del centro, para completar las políticas “anti” con las políticas “pro-convivencia”. Desde el punto de vista de la Psicología Positiva, los castigos, por sí solos, no enseñan nada, si no se acompañan de un aprendizaje. Con el castigo, decimos claramente lo que NO se puede hacer, pero no decimos lo que SÍ se espera que hagan. Los castigos son necesarios, por supuesto. La aplicación del Reglamento de Régimen Interno del centro y de los protocolos incluidos en el Plan de Convivencia debe ser innegociable y son la base sobre la que asentar la convivencia. Es en la medida en que seamos capaces de, paralelamente, formar a los alumnos/as en convivencia positiva, lo que provocará una bajada paulatina en los comportamientos a sancionar. Si pensamos que un alumno/a que maltrata a otro/a en el centro con mucha probabilidad es maltratado o sometido en otros contextos, entendemos mejor por qué es necesario trabajar de forma preventiva, dotando a los alumnos/as de herramientas diferentes a las que ya han aprendido y favoreciendo espacios para su práctica y aprendizaje.

Objetivos

Crear un clima de convivencia pacífico, justo y cohesionado.
Dotar al alumnado de herramientas para ser competentes a nivel social.
Promover el respeto y el valor a las diferencias.
Promover el pensamiento reflexivo, crítico y creativo en el alumnado.
Adquirir capacidad de diálogo para una comunicación abierta y efectiva.

Contenidos

Los errores y fallos en la comunicación.
Los estilos de comportamiento (pasivo, agresivo y asertivo)
Cómo dar y recibir quejas y opiniones agradables
Práctica en asertividad

Metodología

La metodología será activa y participativa, con dinámicas de grupales, por equipos y de lápiz y papel.

Temporalización

Esta unidad se desarrolla durante 4 sesiones de 50 min. de duración y con frecuencia semanal.

Indicadores para la evaluación del taller

Para evaluar el proceso, en la plantilla para el diseño de sesiones disponéis de un apartado, que podéis completar con anotaciones sobre el transcurso de cada una de las sesiones e informaciones que os haga llegar el resto del profesorado.
Para la evaluación de los resultados, disponéis en la última de las sesiones el Cuestionario de evaluación que cubrirán los alumnos/as y podéis seguir recogiendo información, tanto de los demás profesores (sobre todo acerca del cambio en el estilo de comportamiento de los alumnos/as) y de Jefatura de Estudios, acerca del número de partes, gravedad de los mismos y sanciones impuestas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies